GarageLift SL

Nuestra historia

 

NOS GUSTAN LAS MOTOS… NO HAY MUCHO MÁS ALLÁ.

Esta ha sido la base de todo, las motos; nuestra afición, nuestro pasatiempo. El sentir desde que eres pequeño esa atracción que ejercen las dos ruedas, si sigues leyendo esto seguramente sabes de lo que hablo.

  • No somos los que marcan los mejores tiempos en las tandas de los circuitos los fines de semana.
  • Nunca nos hemos podido permitir cogernos 3 meses para recorrer Asia o América de punta a punta.
  • No nos atrevemos a hacer un Backflip, ni un 360º.
  • Y seguramente no seríamos capaces de desmontar por completo nuestras reliquias de los años 60 para hacer la café racer más guapa del barrio.

Pero nos encantan las motos, se nos cae la baba cada vez que vemos una de estas cosas y compartir estos momentos con los amigos después de una salida en moto es lo que nos da la vida. Con esto nos vale.

El germen de esta empresa nació más de diez años, pero no lo sabíamos. Uno en Barcelona, otro en Madrid, no nos conocíamos siquiera y empezamos a compartir nuestra pasión por las motos mucho después.

En uno de nuestros traslados de ciudad uno de nosotros no tenía espacio en el garaje para guardar su moto y su coche. Peor aún, no tenía ningún parking cerca para alquilar o comprar una plaza… dejarla durmiendo en la calle no era una opción. Había nacido GarageLift. (ver.1.0)

Basilio Buitrago, padre de uno de los socios e inventor del producto original (aparte de responsable del desarrollo hasta el producto final) construyó el primer GarageLift con una estructura de hierro pegada a la pared y hecha a medida para la primera Ducati que iba a dormir encima de su coche.

Era un sistema sobredimensionado en materiales y en seguridad, sólo válido para un modelo de moto concreto. Aún recuerdo la sensación al ver por primera vez el invento y ver cómo mi/la moto se levantaba del suelo.

 

 

Captura de pantalla 2016-03-06 a las 9.27.21

Imagen 1

Años después, tras pensarlo, oir los comentarios de los compañeros moteros, recibir de ellos algunos encargos “a medida” y sobre todo de usarlo… nos decidimos a empezar en serio.

Más de un año de intenso trabajo después, este sistema válido sólo para un modelo de moto, se ha convertido sistema optimizado para todo tipo de motos y adaptable a todo tipo de garajes. Estudio, testeo de materiales y diseños que se han ido modificando con varios prototipos por ingenieros con más de 20 años de experiencia en el sector hasta llegar al producto que hoy tenemos.

La obsesión por los detalles, por la seguridad, por querer que el producto sea lo mejor posible, por intentar que sea perfecto hizo que GarageLift tardara en ver la luz más de lo esperado. Y es que la versión 14.0 tiene mucho recorrido detrás.

Pero pudimos empezar con un producto del que nos sentimos seguros y orgullosos y con el que esperamos poder ayudar a todos los que, como nosotros, comparten la pasión por las 2 ruedas. Ayudar en el problema del aparcamiento a estos que no pudieron disfrutar de su ilusión por el ¿Y dónde la guardo? A esos desafortunados que han tenido que venderla o aún peor, a esos a los que les han robado la moto.

Esperamos que todos podamos disfrutar de nuestra afición de la mejor manera posible, ya sea en la carretera, en las pistas, en los circuitos o simplemente por la ciudad.

Y si podemos contribuir a eso, estamos satisfechos.

 

Un abrazo a todos.

 

 

 

Algunas imágenes de la creación de GarageLift

 

X

Para continuar en nuestra página, debes aceptar el uso de cookies. Más información

Las cookies ofrecen una mejor experiencia de navegación. Acepta las cookies si continuas navegando sin cambiar el estado de las cookies o si das tu consentimiento.

Cerrar